Siete imprescindibles para tus vacaciones en la playa

Playa Gran CanariaSiete imprescindibles para tus vacaciones en la playa
Si estas vacaciones has elegido la playa en lugar de la montaña es porque estás deseando disfrutar de unos días de descanso practicando la horizontal. Y es que hay pocas cosas que relajen tanto como el mar. Una verdadera terapia para los sentidos: el sonido de las olas es como un mantra calmante, ya casi puedes oírlo; la energía del sol que calienta tu piel y te recarga de vitaminas, te da vitalidad, ¡qué gustito!; el agua del mar, que lo cura todo, tal como decían nuestras abuelas, relaja tus músculos y alivia los dolores articulares, mejora el sistema respiratorio y facilita la eliminación de toxinas. Pero… a veces relajarse demasiado puede tener efectos no deseados.
Queremos ayudarte a que estas sean unas vacaciones perfectas, por eso compartimos estas recomendaciones imprescindibles y un consejo que desciende de la sabiduría popular de Canarias. Con esto, tu experiencia en la playa será como una visita al paraíso.

1. Protégete del sol. Queremos broncear nuestra piel y que se note que hemos estado en la playa. Además, si volvemos a la oficina con ese color de ‘lechuguinos’ que llevamos arrastrando todo el invierno, nadie nos va a preguntar por nuestras maravillosas vacaciones. Pero entre ese bonito color dorado y el rojo cangrejo que termina convirtiéndose en un puzle de capas de piel desprendiéndose, hay un abismo. Por eso, es importante que utilices protección solar de alto factor. Escoge la que más te guste, pero no seas rácano en su uso y aplícala con frecuencia, sobre todo si estás en la playa durante las horas centrales del día. El uso de sombreros y gafas de sol son muy recomendables para evitar manchas que luego te persiguen el resto de tu vida.

2. Hidratarse para evitar dolores de cabeza, sobre todo si vas con niños y piensas estar unas horas, es importantísimo. Lo mejor es el agua, pero esta decisión te la vamos a dejar a ti. A menudo sucede que no sentimos sed porque estamos entrando y saliendo del agua, pero tu cuerpo se está deshidratando con el sol y esa pérdida de agua puede hacerte sentir más cansado al final del día, así que ya sabes, hidratarse no sólo por los poros de la piel.

3. Llevar objetos de valor a la playa puede salirte caro. Es cierto que a todos nos gusta sacar esa foto espectacular que atestigua nuestro paso por el paraíso, pero si sacas el móvil en una zona concurrida y luego te vas a dar un paseo, puede pasarte que alguien se enamore de tu móvil último modelo. El riesgo es menor en playas más aisladas o zonas alejadas del acceso principal, por eso, quizás puedes aprovechar esta excursión para sacar esa foto que tanto deseas.

4. Deja la playa como te la has encontrado… o mejor. Si te das de bruces con una bolsa o cualquier objeto de plástico, aunque no sea tuya, quizás puedas guardarla junto a tus propios residuos para tirarla en el contenedor más cercano cuando te vayas. Los microplásticos se están convirtiendo en un auténtico problema en nuestras playas y ya han entrado en la cadena alimenticia. Todos podemos ayudar a minimizar este daño. ¡Ah! Y si fumas, recoge tus colillas y échalas a la papelera o contenedor más cercano.

6. La playa no es solo tuya, respeta a quienes te rodean. ¿Quién no ha visto interrumpida su deliciosa paz cuando estaba felizmente tumbado y disfrutando del sonido de las olas? Puede ser ese grupo de niños chillones, pero a ellos no los podemos atar 😉 mejor les dejamos que disfruten de la infancia. La verdadera tortura aparece cuando un adulto, convencido de que su música es lo último en las pistas de baile, llega a tu lado y te planta sus hits a todo volumen, como si estuviera haciéndole un favor al resto de la playa por compartirla. ¡Oh, sí! ¡Se vanagloria de su gran gusto! Es en este momento cuando deseas que suba la marea y se lleve su condenado móvil. Ya sabes, ¡¡existen los auriculares!! Además, en algunas playas ya existen ordenanzas municipales que prohíben la música con multas. Respeta la paz ajena, respeta a quienes te rodean.

7. Infórmate. Antes de bañarte observa el estado de la mar y las indicaciones de las banderas. Puedes consultar si la marea está subiendo o bajando, si hay mar de fondo o incluso leer los paneles informativos que podemos ver en algunas playas para conocer la tendencia de la corriente. Las playas del sur de Gran Canaria son seguras y tranquilas pero el mar es el mar y la información es garantía de precaución.

Incluso si has seguido nuestras recomendaciones y te has protegido del sol, seguro que te viene bien ese consejo del que te hablábamos al principio, que desciende de la sabiduría popular de Canarias. Hablamos del uso del aloe vera, el mejor remedio contra las quemaduras leves. Mucha gente se pone cremas sobre la piel recién bronceada, los aceites que contienen algunas cremas contribuyen a ‘freír’ aún más la piel. El aloe, sin embargo, refresca la piel y saca el calor de dentro hacia afuera, regenerando las células y permitiendo un bronceado más prolongado. La sabiduría popular no falla, además, la naturaleza es tan sabia que nos provee de los antídotos al lado de donde está el problema.
Esperamos que tengas unas vacaciones maravillosas.